Tel. 93 510 8909

19
Diciembre
2016

Beneficios del Reconocimiento Facial en Hoteles

Sensores biométricos para la atención al cliente

Beneficios del Reconocimiento Facial en Hoteles

La tecnología de reconocimiento facial ha pasado de las películas de espías a nuestra vida cotidiana. Los servicios de seguridad instalados en aeropuertos, estaciones o estadios de futbol la emplean para identificar delincuentes, pero los sensores biométricos de reconocimiento facial también han llegado a los móviles, si reconoce nuestra cara se desbloquea y al control de acceso a zonas restringidas de empresas o instituciones

Hace tan sólo unos años el término “reconocimiento facial” sonaba a ciencia ficción, alta tecnología perteneciente a la CIA y el MI6, las películas James Bond o del espacio. Pero los constantes avances en potencia de procesamiento y resolución de las cámaras digitales han permitido que hasta un simple móvil sea capaz de reconocer las facciones de su dueño.

Ahora se emplea en todo el mundo, normalmente con propósitos de seguridad. Cámaras en zonas públicas permiten buscar sospechosos, leer matrículas en parkings, etc. Pero también hay tiendas que lo utilizan para reconocer a ladrones en la entrada y alertar a seguridad; o para ver que un cliente lleva más de media hora en la zona de las neveras y enviarle a un dependiente; u ofrecerle soluciones personalizadas a clientes fieles cuando entran en la tienda.

Los sensores de reconocimiento facial los podemos aplicar a los hoteles en utilidad obtener el acceso a zonas restringidas y mejorar la organización del personal y el servicio a los clientes.

Reconocimiento facial en hoteles

El mundo hotelero naturalmente se puede beneficiar enormemente de este tipo de tecnologías. No sólo para identificar rápidamente visitas indeseadas sino para proporcionar servicios adaptados a cada huésped.

¿No sería estupendo saludar a un cliente que vuelve directamente con su nombre cuando llega a recepción? ¿O evitar las colas de espera a la sala de desayunos o comidas reconociendo las caras de los que entran y salen sin que se tengan que parar primero? ¿Quizá abrir las puertas de las zonas restringidas al personal cuando llevan las manos ocupadas (limpieza, cocina, camareros)?

Las posibilidades son infinitas y ni siquiera nos hemos detenido a pensar en aplicaciones que generen un retorno directo. Por ejemplo, avisar al camarero del chiringuito de la piscina en su móvil de que hay alguien esperando en la barra, mientras él está en la parte trasera ordenando cajas o ha ido a reponer. También se puede alertar al portero de noche de que se ha detenido un coche en la puerta con el cliente XYZ y que debería ir a abrir. Avisar a la seguridad del casino del hotel de que un jugador de la lista negra se ha colado. O que hay personas en el recinto que no están registradas como clientes.

Ya no necesitamos el móvil o Bluetooth para trazar el recorrido de los clientes en el hotel y sus instalaciones, sino que nos basta con su cara. Algo que siempre llevan encima, aunque vayan en bañador.

Sensores biométricos y legalización sobre la privacidad

Pero, aunque la tecnología sea impresionante y permita cientos de nuevas posibilidades para atender a los clientes y hacer su estancia más agradable, está el problema de la legislación y la privacidad. Guardar los datos biométricos de una persona sin su consentimiento no está permitido por la ley actualmente. Por este motivo es esencial obtener permiso por escrito del cliente durante el check-in. Una vez autorizados, se nos abre un mundo de posibilidades infinitas para llevar nuestro negocio a nuevas alturas gracias a los sensores biométricos.

Categories: Consejos

Exposición y Ventas

  • SEGURDOMA
    Access Control Systems SL

  • C/ Francesc Santcliment, 57
    08500 VIC – Barcelona
    Tel. 93 510 8909
    info@segurdoma.es

Oficina

  • SEGURDOMA
    Access Control Systems SL

  • C/ Miramarges, 7, 2-1
    08500 VIC – Barcelona
    Tel. 93 510 8909
    info@segurdoma.es

Google Map

 Google Map